Autoescuela La Milagrosa

Con lluvia abundante en carretera, la calzada puede no drenarse lo suficiente, o las irregularidades del terreno pueden formar pequeñas balsas de agua. En estas condiciones, nuestro vehículo es fácil que pueda patinar sin control, lo ideal es reducir la velocidad y tener unos neumáticos en perfectas condiciones.

Si a pesar de todo se produce el aquaplaning, siga estas intrucciones:

  • Los síntomas: Sentira una retención fuerte y la dirección sin control. Su vehículo puede seguir recto o comenzar a desplazarse lateralmente.
  • Qué hacer: Sujetar el volante con firmeza, corrija en lo posible las pérdidas de trayectoría, y no acelere ni pise el freno.