Blog | Autoescuela La Milagrosa Jerez
 

¿Qué hacer en caso de derrapaje?


AQUAPLANING

Con lluvia abundante en carretera, la calzada puede no drenarse lo suficiente, o las irregularidades del terreno pueden formar pequeñas balsas de agua. En estas condiciones, nuestro vehículo es fácil que pueda patinar sin control, lo ideal es reducir la velocidad y tener unos neumáticos en perfectas condiciones. Si a pesar de todo se produce el aquaplaning, siga estas intrucciones:
Los síntomas: Sentira una retención fuerte y la dirección sin control. Su vehículo puede seguir recto o comenzar a desplazarse lateralmente.
Qué hacer: Sujetar el volante con firmeza, corrija en lo posible las pérdidas de trayectoría, y no acelere ni pise el freno.

Conducción en circustancias adversas


 
Radares de tramo

RADARES DE TRAMO

Los radares de tramo o de velocidad media, controlan la velocidad no en un punto concreto, sino la media a lo largo de un tramo que puede llegar a ser de varios kilometros. Cámaras de visión artificial graban de forma continua todos los vehículos que pasan a la entrada y salida del tramo controlado.

Utilizan iluminación por infra-rojos, un rango de luz invisible al ojo humano. Como ambas cámara están sincronizadas, estas envían los datos tomados a un ordenador que comprueba las mátriculas, registra los tiempos de paso y calcula la velocidad media. En caso de que esta sea superior al límite del tramo, se tramita la denuncia, con un proceso idéntico al resto de multas.

EL 39% DE LOS VEHÍCULOS QUE CIRCULAN POR CARRETERAS SECUNDARIAS SUPERAN EL LÍMITE DE VELOCIDAD Y UN 13%, EN 20KM/H


¿Qué es la velocidad inteligente?

Vamos a empezar por determinar varios conceptos de velocidad que en ocasiones son desconocidos por los conductores.
-Velocidad Genérica: La velocidad máxima establecida por las normas de circulación dependiendo de la vía por la que circulemos.
-Velocidad Espécifica: La velocidad que se establece mediante las señales, siempre son de obligado cumplimiento y prevalecen sobre la velocidad genérica.
-Exceso de velocidad: Cuando sobrepasamos la velocidad máxima establecidad o bien por el límite genérico o por el límite específico.
-Velocidad inadecuada o excesiva: Se produce cuando un conductor no adapta su velocidad a las circustancias de la vía, del vehículo o del propio conductor.
-Velocidad adecuada: Cuando adaptamos nuestra velocidad a las circustancias de la vía, del tráfico o del propio conductor.
-Velocidad mínima: La velocidad que obligatoriamente tenemos que mantener dependiendo de la vía por la que circulemos.
-Velocidad anormalmente reducida: Cuando circulamos por debajo de la velocidad mínima y sólo estaría permitido cuando una exista una causa justificada.
-Velocidad de diseño: La velocidad máxima segura que se puede mantener en condiciones favorable para una vía según su trazado y siendo su objetivo garantizar la seguridad y la fluidez.

Velocidad adecuada

Como hemos visto anteriormente existen muchas definiciones de velociadad que un conductor tiene que tener presente para una conducción segura. Por este motivo el conductor tendrá que llevar en todo momento una velocidad inteligente que le permita en todo momento anticiparse y adaptarse a cualquier condición que se le pueda presentar en la vía teniendo en cuenta sus condiciones, las del vehículo y las de la propia vía por la que circule. Estamos hablando por tanto de que un conductor seguro será el que mantenga en todo momento una velocidad adecuada.

Tengamos un dato presente y es que en los accidentes mortales en nuestras carreteras, la velocidad está presente en el 22% de los casos como factor concurrente.

Sistemas de control de velocidad de crucero y limitador de velocidad

  • Los sistemas de control de velocidad de crucero tienen por finalidad seleccionar la velocidad máxima que mantendra el vehículo fijada por el conductor de forma que no tengamos que estar mirando el velocimetro en todo momento. Es un elemento que da comodidad al conductor que ni siquiera tendría que pisar el pedal de acelerador y podría fijar la velocidad incluso modificarla interviniedo sobre el pedal de acelerador, freno o mediante el mando del control de velocidad de crucero.
  • Algunos modélos traen incorporado el limitador de velocidad, que mediante la configuración previa del conductor establece la velocidad maxíma que alcanzará el vehículo independientemente que se accione más el pedal del acelerador.
  • Los sistemas de control de velocidad adaptativos incluirían la función de mantener de forma constante la distancia de seguridad con el vehículo que circule delante, frenando el vehículo en el caso de ser necesario.
Reguladores de velodidad

Sistema de control de velocidad inteligente

En la actualidad algunos vehículos utilizan este sistema, mediante el navegador GPS o mediante una cámara de reconocimiento de señales, es capaz de saber con presición la velocidad máxima establecida en cualquier tramo de vía por el que circulemos.

Cámara lectora de señales
Coche autónomo

¿Qué debería hacer un coche autónomo si se viese obligado a elegir entre atropellar a un peatón o chocar contra un murocausando la muerte de su ocupante? Sea cual fuere la opción elegida, ese vehículo habría actuado según los criterios morales con los que fue programado. Pero, ¿quién definirá esas premisas?

¿A quién salvaría?
“La programación moral de los vehículos autónomos no se puede dejar a un solo actor. Todos los agentes involucrados en el tráfico tienen algo que decir. La opinión pública y los consumidores, con sus preferencias, impondrán restricciones sobre lo socialmente aceptable; mientras que los gobiernos tendrán que escuchar cuidadosamente a los fabricantes de vehículos para no imponer limitaciones tecnológicas poco realistas”.

La investigación resalta las contradicciones en las que caemos al afrontar una evolución tecnológica que puede implicar decisiones trascendentes. Por ejemplo, la mayoría de los consultados (76%) estaría dispuesta a sacrificar su propia vida si el vehículo autónomo en el que viajasen considerase, en una situación extrema, que así salvaría a más personas. Sin embargo, en otra pregunta del estudio, la mayoría admitió preferir no comprar un coche autónomo si supiese de antemano que no estaba programado para priorizar su seguridad sobre la de los demás.

¿Futuro negro? ¿Adelanta esto un futuro negro para los coches autónomos? Las grandes inversiones públicas y privadas que se están realizando en parecen negar rotundamente ese extremo. “Hay muchas preguntas abiertas en relación al impacto de tales vehículos en la sociedad y en nuestros patrones de vida: ¿podremos trabajar en nuestro vehículo? ¿pasaremos más tiempo en los coches? ¿cómo se comportarán los peatones u otros actores del tráfico cuando tengan que interactuar con estos vehículos? Solo lo sabremos con certeza cuando salgan a circular”, afirma Ignacio Solís, psicólogo e investigador Marie-Curie en el Instituto Sueco de Investigación en Carreteras y Transportes (VTI).

En el tráfico real.
Precisamente, en Gotemburgo (Suecia), Volvo llevará a cabo, a lo largo de 2017, el primer gran proyecto de integración de coches autónomos en tráfico real, bautizado como “Drive me”. Para ello, se ha elegido una red de carreteras de acceso y salida de la ciudad por las que pasan a diario miles de vehículos, pero con algunas ventajas para llevar esta experiencia con ciertas garantías, como la inexistencia de peatones o la anchura considerable de sus carriles. Por ellos transitarán cien unidades del “Volvo XC90” equipadas con sistemas de conducción autónoma de última generación.

Seguiremos vigilando. Pero, ¿y las personas? ¿Estamos preparados? ¿Rrealmente los queremos? En un estudio del Instituto de Investigación del Transporte de la Universidad de Michigan (UMTRI), en el que se consultó a ciudadanos estadounidenses, británicos y australianos, el 56,8% de los encuestados afirmó tener una opinión positiva sobre estos vehículos. Además, un 65% se mostró interesado (en menor o mayor grado) en poseer o alquilar un coche ‘autopilotado’. Sin embargo, cuando fueron preguntados sobre qué actividad dedicarían en su coche el tiempo libre que les dejase la conducción autónoma, el 41% eligió la opción “seguir vigilando la carretera aunque no esté conduciendo”, mientras que menos de un 10% respondió leer, trabajar, ver la televisión o dormir.



Utilizamos cookies propias y de terceros para proporcionarte una mejor experiencia de usuario.

Al continuar con la navegación por nuestra web entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Saber más

Acepto